¿Qué pan es el mejor?

En algunas ocasiones ya hemos hablado de las harinas más y menos recomendables, evidentemente están íntimamente ligadas al pan. Debemos recordar que la inmensa mayoría del pan industrial, del pan que encontramos en supermercado y en muchísimas panadería está elaborado con harina blanca, harina refinada, el proceso es sencillo, al grano del cereal, del trigo por ejemplo, le han quitado la cáscara, el salvado, restándole la buenísima cantidad de minerales que presenta, también le han quitado el germen, donde se encuentran los ácidos grasos saludables para nuestro sistema cardiovascular, para nuestro corazón y nuestras arterias, y un buen número de vitaminas, especialmente del grupo B. Le quitan están partes porque el grano corre el peligro de enranciarse antes, si hacen pan con las ‘harinas completas’ se puede echar a perder antes, durará menos en el supermercado, su fecha de caducidad será más corta y por tanto no les sale rentable, de nuevo prima el negocio, frente a la salud.

Por lo tanto deberíamos evitar el pan blanco, que por desgracia es el más habitual, además de por ser un pan ‘desnaturalizado’, con muy poco valor nutricional, por tener un alto índice glucémico, eleva rápidamente los niveles de glucosa en sangre, contiene altas cantidades de hidratos de carbono simples, los menos saludables, aquellos que producen una hiperglucemia [subida de azúcar] al consumirse, una posterior hipoglucemia [bajada de azúcar], necesitando ingerir más hidratos simples para restablecer los valores normales, de ahí que después de comer muchas veces nos apetezca algo dulce, de esto parte ‘el invento’ del postre. Así entraremos en una espiral algo peligrosa para nuestra salud y una de las causas principales del sobrepeso.

Deberíamos cambiar el pan blanco por pan integral, pero ojo, de nuevo en la mayoría de supermercados y panaderías el pan integral tiene un porcentaje de harina integral y otro porcentaje de harina blanca, la ley dice que el fabricante puede poner el nombre de ‘integral‘ en el envase, en la etiqueta, si tiene un 30% o más de harina integral, así que el 70% restante puede ser harina blanca, refinada… el cambio será poco. Debemos buscar porcentajes muchos más altos, si es 100% integral sería perfecto, en tiendas ecológicas, herbolarios podéis encontrar cierta variedad, la mejor solución sería hacerlo en casa, sale bastante económico y controlamos los ingredientes, os recomiendo algún tipo de panificadora, cada vez son más baratas y sencillísimas de usar, pones los ingredientes que te indican, le das a un botón y te olvidas hasta que esté listo, si preferís el horno, hay centenares de recetas en Internet, yo hace años lo hacía así pero es un trabajo bastante laborioso y no siempre los resultados son los esperados, creo que da mejores resultados la panificadora.

Las mejores harinas desde el punto de vista nutricional son la espelta y el centeno, restringiría el trigo, no es de los cereales más nutritivos a pesar de ser el más usado, además una gran parte de la producción es transgénica.

Sin duda el mejor de todos sería el pan integral elaborado con masa madre, esta masa madre es una levadura natural obtenida de la fermentación de una porción de harina y agua, donde aparecen durante el proceso multitud de bacterias beneficiosas para nuestros intestinos y que nos ayudan a mantener fuertes nuestras defensas. No es fácil de encontrar, aunque algunos herbolarios y tiendas ecológicas los comercializan, la técnica es sencilla, yo la realizo en casa, aunque lleva cierto trabajo de vigilancia para que no se estropee esa masa madre, en YouTube tenéis varios vídeos con el procedimiento.

El pan de molde tiene una mayor cantidad de azúcares y grasas que el pan blanco y mucha menos cantidad de minerales y vitaminas que el pan integral, además de todo esto, para su conservación, presenta un buen número de aditivos artificiales, el pan de molde integral todavía presenta más conservantes, ya que como hemos dicho los granos, las harinas integrales se enrancian antes debido a sus ácidos grasos.

Como resumen, los menos recomendables de esta gama serían los panes de molde, evitaría el pan blanco sustituyéndolo por pan integral, si es 100% integral y lo hacemos en casa, mejor que mejor.

pieblog

Mi libro ‘Nutrición práctica para tu día a día’

disponible en: amazon.es/dp/8461746899

Un comentario en “¿Qué pan es el mejor?

  1. Pingback: ÁLVARO VARGAS [Nutrición práctica] ¿Cómo saber si es realmente integral?

Los comentarios están cerrados.