¿La nectarina es un melocotón transgénico?

Muchos mitos sobre las frutas, y la nectarina no podría ser menos. Existen muchas dudas sobre la naturaleza de esta fruta, ¿es un alimento transgénico? 

Los transgénicos son organismos a los que se les ha introducido uno o varios genes provenientes de otra especie. También encontramos la definición de OGM u organismo genéticamente modificado: cualquier organismo cuyo material genético ha sido editado. Puede ser un transgénico si hay transferencia de genes entre distintas especies, o no serlo si solamente se produce una eliminación de ciertos genes.

Por ejemplo, existe una variedad de arroz llamado “arroz dorado” que durante años se ha considerado una gran aportación para prevenir la ceguera infantil. Este alimento ha sido editado genéticamente para contener una mayor proporción de vitamina A a través de sus precursores los beta-carotenos. Se ha conseguido al introducir genes de la bacteria Erwinia uredovora y la flor del narciso. Por desgracia, los transgénicos aún están muy estigmatizados a día de hoy, y en la Unión Europea apenas podemos encontrarlos.

En este sentido, la nectarina no pertenece a este grupo de alimentos que han sido editados mediante la manipulación genética en laboratorio. Aunque, a decir verdad, en su desarrollo a lo largo de los años sí que ha tenido bastante que ver la selección genética, pero llevada a cabo por los seres humanos. Sí, los seres humanos llevamos miles de años seleccionando las plantas más interesantes y refinando su genética a través de la agricultura. Así es como hemos conseguido frutos de colores llamativos y sabores deseables, que son muy diferentes a los que se podían encontrar antiguamente.

La nectarina es una fruta muy parecida al melocotón o al albaricoque, pero muy diferente en esencia ya que se ha desarrollado como otra variedad de fruta de hueso de forma paralela: es otra especia. Según la literatura científica, la nectarina no tuvo su origen como un cruce de melocotón y ciruela como muchas personas creen, sino que simplemente se trata de una variedad frutal alternativa que apareció de forma espontánea hace miles de años en regiones de Asia. De esta forma, poco a poco y con el paso de los años su cultivo se ha ido perfeccionando mediante la selección de los ejemplares más interesantes. Esto ha dado paso a una producción masiva de nectarinas en la actualidad, siendo una de las frutas de hueso más aclamadas y consumidas por la población.

💡Recuerda que la B12 es obligatoria en veganos y vegetarianos. A mi suplemento le he añadido vitamina D, el déficit nutricional más extendido. Info en: vegvital.com

¿Es peligroso el papel de aluminio, papel albal?

El papel de aluminio, conocido popularmente como papel albal [por la marca] o papel de plata, siempre ha estado en el punto de mira de la seguridad alimentaria. ¿Provoca cáncer?, ¿es peligroso calentarlo?, ¿una cara es más segura que otra?, ¿transfiere sus componentes a los alimentos?. Vamos a ver qué hay de verdad y mentira.

En cuanto al tema de las caras, que si es mejor que el alimento esté en contacto con una u otra, un informe de la OCU concluyó que era totalmente irrelevante, que se podía usar una u otra. La diferencia es que durante la fabricación de este producto, una de las caras está en contacto con los rodillos y su superficie queda más pulida, simplemente eso.

En cuanto a su seguridad en contacto con los alimentos, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria ha evaluado en varias ocasiones el riesgo en diferentes escenarios, como el uso a altas temperaturas en el horno, envolviendo alimentos en el frigorífico y congelador… y la conclusión siempre ha sido la misma: es un material seguro.

Por otro lado, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, ha confirmado que pueden migrar elementos del papel de aluminio a los alimentos de forma ínfima. De hecho, el umbral de seguridad lo cifra en 1 mg de aluminio por cada kilo que pesemos. Estas cifras es lejos, lejísimos, de lo ínfimo que se puede transferir del papel de plata a los alimentos.

Lo que sí es tóxico es comerlo, eso sí o sí. Pero no habría ningún problema por utilizarlo en las cosas habituales.

Lo que sí podemos afirmar es que su fabricación es bastante contaminante, aunque según Ecoembes es uno de los materiales que mejor se puede reciclar. Por cierto, siempre va al contenedor amarillo

💡Recuerda que la vitamina B12 es obligatoria en veganos y vegetarianos y que el déficit de vitamina D es el más extendido en nuestra sociedad. Por ello me animé a sacar: VegVital B12+D3

Absolutamente todo sobre la B12

Entre las consultas más habituales que me llegan están la de la vitamina B12, ¿dónde la encontramos?, ¿si soy vegetariano o vegano tengo que tomarla?, ¿qué funciones tiene?… Sin duda, es un tema a tener muy en cuenta porque aunque todas las vitaminas tienen su importancia, diría que la B12 es de las más relevantes por todas las funciones que lleva a cabo, no en vano es la única vitamina que tiene un jugo gástrico [el factor intrínseco] en exclusiva para ella, es de las pocas que se absorbe en el intestino grueso y no en el delgado, y de las pocas hidrosolubles que tiene capacidad de almacenaje, por lo tanto, algo de especial tiene. Vamos a ver todos los aspectos relevantes.

Entre sus funciones más destacadas están:

  • Importantísima en el correcto funcionamiento del sistema nervioso, de su regulación y equilibrio, por supuesto, de nuestro cerebro
  • Imprescindible en la formación de glóbulos rojos, de sangre y de varias proteínas
  • Implicada en el correcto desarrollo de todas nuestras células, especialmente del sistema nervioso, digestivo y médula ósea.

¡Casi nada, cómo para no tenerla en cuenta!

Las fuentes fiables de vitamina B12 son todas de origen animal, está presente en carne y pescado, en mucha menor medida en huevos y lácteos. En fuentes vegetales se han encontrado pequeñas cantidades en algas como la espirulina, el miso [fermentado de soja], el tempeh [similar al tofu pero también fermentado]… pero se ha descubierto que no son fuentes fiables, que es complicado absorberla en el intestino. Y en otros casos, para mí más cerca de la ciencia ficción que de la realidad, en los que dicen que la flora intestinal [microbiota] del ser humano, llevando una alimentación saludable, genera esa B12, algo científicamente complicado de entender.

Por lo tanto, no hay una fuente fiable de vitamina B12 de origen vegetal.

¿Y si soy vegano o vegetariano qué hago?

No nos queda más remedio que la suplementación

A pesar de ser una vitamina tremendamente importante, nuestro organismo necesita muy poquitas cantidades, alrededor de 2,5-3,5 microgramos al día en adultos, algo menos en niños.

En el mercado encontramos suplementos de B12 en unas cantidades enormes de 1.000 y hasta 2.000 microgramos, a la industria de la suplementación, le sigue pareciendo que cuando más mejor, ya que el cliente paga, que se lleve mucho, cuando a nuestro organismo esto no le gusta ni un pelo, porque tendrá que trabajar más para eliminar el exceso.

¿Entonces que suplemento escojo? Con un suplemento de 100 mcg por día sería suficiente, mejor un consumo diario que semanal de una mayor cantidad, el organismo busca el equilibrio de todos los nutrientes, por ello es mejor ese aporte diario, que una enorme cantidad una vez por semana. Fíjate bien, que en el envase ponga cianocobalamina, es la que mejor se absorbe, y si eres vegano, que el suplemento sea vegano, también debe indicarlo.

¿Y si solamente lo tienen alimentos de origen animal, como el suplemento puede ser vegano?

La vaca desde su nacimiento no tiene B12 en sus músculos, en su sangre… consigue fabricar esa B12 en sus intestinos gracias a la ingesta de unas bacterias que están en la hierba, en el pasto, justo en la tierra que se pega a las raíces de esa hierba, y cuando la ingiere, esas bacterias son capaces de general esa B12 en sus intestinos y de ahí distribuirse por su organismo. 

Como actualmente, tristemente, las vacas están encerradas, alimentadas con piensos, no ven, ni comen hierba, por ley, esos piensos tienen que estar suplementados con vitamina B12 para llegar a los niveles que tenía hace décadas esas vacas que pastaban en el exterior. 

Por lo tanto, en la inmensísima mayoría de los casos, cuando alguien come carne, es el animal [vaca, cerdo, pollo…] el que se ha suplementado de B12 por él, esa persona se está suplementando ‘en diferido’.

Los suplementos veganos de B12 se realizan a partir del cultivo de esas bacterias en laboratorio, no proceden de ningún animal, mediante una fermentación vegetal.

¿Soy vegetariano, no vegano, también tengo que tomar el suplemento?

En los últimos años, la inmensa mayoría de organismos internacionales están promoviendo que también los vegetarianos se suplementen, ya que tendrían que tomar muchos lácteos y una alta cantidad de huevos para tener los niveles adecuados. Mi recomendación es que  lo tomen.

No soy vegetariano ni vegano, pero como poca carne. ¿Tengo que suplementarme?

La recomendación actual es que si comes 3 veces carne + 3 veces pescado a la semana + huevos y lácteos de vez en cuando, no haría falta suplementarse. Menos de esto, sería recomendable la suplementación.

¿Cómo controlar los niveles de B12?

No nos queda otra que realizarlos un análisis anual para ver si estamos en los parámetros adecuados, si tomas el suplemento no habrá ningún problema, y si lo hay es que hay alguna dolencia que impide su absorción, que te pasaría igual si eres vegano o no vegano, hay muchísimos casos de déficit de esta vitamina en omnívoros por mala absorción o falta/bajos niveles de factor intrínseco.

Ten en cuenta que la B12 tiene capacidad de almacenaje, de hasta aproximadamente 2 años, es decir, que en los primeros análisis te pueden dar niveles correctos, no tomar nunca el suplemento y al cabo de 2 años estar en niveles bajísimos que son muy difíciles de remontar, por lo tanto toma el suplemento desde que decidas llevar una alimentación vegana/vegetariana.

Cuando se produce un déficit puede derivar en anemia perniciosa, una enfermedad muy seria, caracterizada por debilitamiento, cansancio, mareos, diarrea, irritabilidad, depresión… Hay que acudir al médico de urgencias.

Espero que tengas en cuenta, con todo lo leído, que es una vitamina importante y que si eres vegano/vegetariano, se hace necesaria esa suplementación, no podemos estar jugando, porque las consecuencias pueden ser importantes.

Mi suplemento de vitamina B12 + vitamina D [el déficit más habitual] en: vegvital.com

Cómo ordenar el frigrorífico por estantes

La organización en el frigorífico es fundamental para garantizar una adecuada conservación de los alimentos, alargar su vida útil y protegernos frente a intoxicaciones alimentarias. Por ello, debemos saber que los diferentes apartados del frigorífico tienen algunas características distintivas que les permiten albergar diferentes alimentos. Son las siguientes:

Puerta del frigorífico: es la zona menos fría de todo el electrodoméstico, por ello debemos almacenar en ella aquellos alimentos que no vayan a echarse pronto a perder. Es decir, con una larga vida útil. Es la zona ideal para guardar líquidos y bebidas sin abrir que vayan a permanecer mucho tiempo en el frigorífico.

Estante superior: en esta zona debemos almacenar aquellas sobras de comida y productos alimenticios cuyo envase haya sido abierto. Por ejemplo, latas de conservas vegetales abiertas: pimiento, cebolla, espárragos, pepinillos… Es importante que traslademos el contenido de las latas (si son de aluminio) a un envase o táper adecuado, ya que el metal de las latas puede deteriorarse con el frío. Si hablamos de conservas de cristal como las legumbres no habrá problema, incluso es interesante almacenar dichos alimentos junto al líquido de gobierno o cobertura que acompaña a la conserva, ya que ayuda a la conservación del alimento.

Estantes intermedios: en estos estantes podemos almacenar alimentos procesados sin abrir, como tofu, seitán o procesados vegetarianos a base de soja. Es muy importante que dejemos suficiente espacio de separación entre los distintos productos para que el aire frío circule correctamente y enfríe la comida.

Estante inferior: esta es una de las zonas más frías del frigorífico, sobre todo si debajo tenemos el congelador. Es la zona ideal para almacenar alimentos a descongelar, y debemos llevar cuidado con sus jugos para no manchar otros alimentos y provocar una contaminación cruzada.

Cajón de frutas y verduras: como su propio nombre indica, esta sección del refrigerador sirve para guardar nuestros vegetales. Por supuesto, también podemos guardarlos en el estante inferior o intermedio si nos falta espacio y siempre que no entren en contacto con otros alimentos crudos. Igualmente, algunas frutas no necesitan frío para conservarse. Por ejemplo, aguacates, tomates, plátanos, manzanas y peras aguantan mejor en el frutero a temperatura ambiente, ya que son frutas climatéricas que siguen respirando tras su recolección. Esto provoca que no se lleven bien con el frío, y que puedan ver mermadas sus características organolépticas si almacenamos las frutas en él.

¡Un plus para tus defensas en esta primavera! Probióticos + prebióticos + vitamina C: VegVital Defensas

Té verde: ¿sirve para adelgazar?

El té verde es una bebida normalmente llena de muchos mitos alimentarios a su alrededor. Se dice que tiene un potente efecto adelgazante, ¿pero qué hay de cierto tras esta afirmación?

Lo cierto es que se basa en una premisa lógica, ya que el té verde posee unos componentes llamados catequinas que se vinculan con la quema de grasa. Sin embargo, esto queda muy lejos de poder afirmar rotundamente que un consumo frecuente de té verde sirve para adelgazar.

Por otro lado, cuando otorgamos propiedades adelgazantes a ciertas bebidas o compuestos, estamos auto engañándonos para así poder comer otros alimentos de mala calidad nutricional sin remordimientos. Realmente esto es muy peligroso, ya que corremos el riesgo de confiarnos en exceso en relación a nuestra alimentación, favoreciendo unos malos hábitos alimenticios.

Realmente, las catequinas del té verde implicadas en este efecto positivo para la salud tienen el nombre de epigalactocatequinas (EGCC), y sí, tienen asociado un gran poder antioxidante que podría favorecer la quema de grasas en nuestro cuerpo. Sin embargo, la evidencia científica todavía no ha mostrado conclusiones sólidas en este sentido. De ahí que aprovisionarnos como locos de bolsas de té verde no tenga demasiado sentido.

Otra cosa es que las infusiones son bebidas muy saludables. Es decir, desplazan el consumo de refrescos, bebidas alcohólicas y otros líquidos cargados de azúcar y sustancias no sanas. De esta forma, el consumo frecuente de infusiones nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra dieta, y también constituye una fuente de hidratación importante que nos ayuda a cumplir con nuestras necesidades hídricas diarias.

En este sentido, podemos considerar el té verde como una bebida saludable con amplia cabida en la dieta, pero no debemos otorgarle propiedades mágicas ni milagrosas en el ámbito de la pérdida de peso. Junto a una alimentación saludable con el consumo frecuente de frutas, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos y semillas, el té verde puede cumplir un interesante papel sumando un plus de calidad a la dieta, pero sin ser la panacea.

Por otro lado, las infusiones en general se asocian con una mejor digestión, ya que nos ayudan a asentar la comida en el estómago, sobre todo después de una comida copiosa. De ahí que muchas infusiones nos sientan genial después de comer y nos ayuden a hacer las digestiones menos pesadas cuando nos hemos pasado de la raya comiendo mucho.

Ayuda a tus defensas con el cambio de estación con un extra de probióticos + prebióticos + vitamina C: VegVital Defensas

Antinutrientes: ¿debemos preocuparnos?

Seguro que has escuchado mucho últimamente sobre los antinutrientes, ¿pero sabes realmente qué son? Los antinutrientes son unos compuestos que reducen la biodisponibilidad de otras sustancias, es decir, disminuyen la cantidad de nutrientes que nuestro cuerpo aprovecha para cumplir las funciones fisiológicas, generalmente vitaminas y minerales esenciales.

¿El motivo? Algunas de las plantas que comemos tienen estas sustancias químicas que les sirven de “mecanismo de defensa” para esquivar posibles depredadores, proteger sus semillas y asegurar su germinación. En definitiva: es un método de supervivencia de las plantas para protegerse frente a agresiones externas. Sin embargo, para los seres humanos estos compuestos se perciben como algo negativo. De hecho, hay un miedo general a los antinutrientes que en ocasiones se utiliza como excusa para desmotivar hacia el consumo de alimentos saludables.

Por ejemplo tenemos los oxalatos, presentes en verduras de hoja verde, los taninos del café o los fitatos de las legumbres y del salvado (la capa externa de los cereales) que interfieren con la absorción de calcio y hierro. Hay muchos ejemplos variados en el mundo de la alimentación. Pero no solo hay antinutrientes en los vegetales, sino también en alimentos de origen animal. Otros ejemplos son la avidina, presente en la clara del huevo, las saponinas, en la superficie de legumbres y cereales o las lectinas, también presentes en legumbres. Por otro lado, se habla mucho del ácido fítico en los frutos secos, cuando en realidad, lejos de ser un antinutriente, se comporta como un buen antioxidante.

La pregunta del millón es: ¿hay que preocuparse por los antinutrientes? Absolutamente no. Los antinutrientes se eliminan o reducen su presencia al aplicar diferentes técnicas de cocinado, principalmente por el sometimiento al calor. Eso en algunos casos, ya que en la mayoría de alimentos los antinutrientes están presentes en cantidades tan pequeñas que ni siquiera son un problema real para la salud. Es una exageración habitual.

Siempre se hace hincapié en los antinutrientes de alimentos saludables, cuando su valor nutritivo supera por mucho el pequeño hándicap de la presencia de unos antinutrientes que van a destruirse al cocinar o son anecdóticos. No dejes que los antinutrientes impidan el consumo de alimentos totalmente saludables y perfectamente compatibles con la rutina diaria. Recuerda que una alimentación basada en legumbres, cereales integrales, frutos secos, fruta y verdura, así como hortalizas, semillas y aceites de buena calidad es muy saludable y necesaria.

¡Ampliación de plazo, no te lo pierdas!

El pack de 5 cursos online míos + mis 3 ebooks por solamente 24 euros. ✅Info en: escuelanutricionpractica.com/pack

¡Evita que la manzana se oxide!

Es muy habitual que nos apetezca comernos media manzana y que cuando vamos a echar mano al resto, esté oxidada. También es muy típico llevárnosla cortada al trabajo o ponerla para el recreo de los niños y que ocurra los mismo.

Aquí te dejo 4 consejos que pueden resultarte útiles:

  • Una vez que esté cortada podemos meterla en un vaso o una taza con agua fría, taparla con papel film o incluso una servilleta y ponerla en la nevera. No estará en contacto con el aire y tardará mucho más en oxidarse
  • Si las vamos a llevar al trabajo. Pon una taza con agua fría y una pizca de sal, remueve bien con un cuchara, introduce los trozos de manzana. Y déjalos 5 minutos. Escurre, lava los trozos y ponlos en el táper del trabajo.
  • Utilizar limón es un clásico. El ácido cítrico es un magnífico conservante natural. Deberíamos frotar los trozos de la manzana con el limón. Sé que será un sabor intenso, a mí me encanta. Después guárdalos también en un táper
  • Aunque no es muy bueno para el medio ambiente, podemos utilizar las típicas bolsas para congelar que llevan autocierre. Ponemos los trozos de manzana, tratamos de sacar la mayor cantidad de aire posible y cerramos.

Quizás te preguntes por qué las del supermercado que ya vienen cortadas y en una bolsita duran tanto. Básicamente, porque han modificado su atmósfera, han conseguido que haya muy poco oxígeno y, por lo tanto, detener la oxidación.

¡¡¡NO LO DEJES PASAR!!! SOLAMENTE QUEDAN 3 DÍAS. EL PACK DE MIS 5 CURSOS ONLINE + MIS 3 EBOOKS, SOLAMENTE POR 24 EUROS [UN 88% DE DESCUENTO]. Info y matrícula en: escuelanutricionpractica.com/pack/

¿Es peligrosa la solanina de la patata?

¿Alguna vez has probado una patata y estaba amarga? Es raro que suceda, pero este desagradable sabor suele deberse a la presencia de solanina, un tóxico natural de las patatas utilizado frente a agresiones externas como plagas para defender a la patata.

No te preocupes porque a pesar de ser tóxica, las intoxicaciones alimentarias por solanina son muy poco frecuentes. El motivo es que el sabor amargo nos alerta de que la patata no está buena, lo que hace que no sigamos comiéndola. 

Además de la patata, también encontramos solanina de forma natural en otros alimentos como el tomate, la berenjena o el pimiento. De ahí que estos vegetales pertenezcan al grupo de las solanáceas. La solanina no es un problema en alimentos de consumo habitual, ya que se encuentra en cantidades muy pequeñas. Sin embargo, ciertas condiciones pueden aumentar la presencia de solanina.

Por ello conviene conocer algunos detalles interesantes que pueden ayudarnos a minimizar la cantidad de solanina que se forma en las patatas. Por ejemplo, la presencia de luz. Es recomendable almacenar las patatas en un lugar oscuro ya que la luz solar favorece la aparición de brotes y un color verdoso en la patata. Ambos casos delatan la presencia de solanina alrededor de estas manchas de color verde y brotes.

Sin embargo, el color verde no se da por la solanina como tal, sino que viene marcado por la presencia de clorofila. Ya sea de forma directa o indirecta, lo cierto es que unas patatas verdes no son un buen síntoma. En estos casos, si las manchas verdes y los brotes no son muy grandes, podemos recortar la zona afectada y comer el resto. Sin embargo, si la superficie ocupada es muy amplia lo mejor será tirar la patata y no comerla.

Por otro lado, también es recomendable almacenar las patatas en un lugar fresco y bien ventilado. En este caso no es por la solanina, sino para evitar que condense agua en la superficie de la patata y se acelere su proceso de descomposición. La patata sigue respirando tras su recolección, por lo que es importante tenerlo en cuenta a la hora de almacenarla con otros alimentos. No es recomendable guardarla junto a las cebollas en un ambiente poco ventilado, ya que la humedad de la patata puede alterar a las cebollas y favorecer el crecimiento de mohos y otros microorganismos.

¡¡¡NO LO DEJES PASAR!!! SOLAMENTE QUEDAN 3 DÍAS. EL PACK DE MIS 5 CURSOS ONLINE + MIS 3 EBOOKS, SOLAMENTE POR 24 EUROS [UN 88% DE DESCUENTO]. Info y matrícula en: escuelanutricionpractica.com/pack/

Frutos secos: 5 consejos al comprarlos

Como sabéis soy un férreo defensor del consumo de frutos secos por su alta cantidad y variedad de minerales, por su fibra y también por sus grasas saludables que nos ayudan, entre otras cosas a regular el colesterol. Un puñadito al día sería muy recomendable.

Te dejo algunos consejos a la hora de comprarlos:

  • Mejor crudos: la mejor forma de aprovechar todos sus nutrientes es tomarlos en crudo, al tostarlos se les someten a altas temperaturas y parte de sus nutrientes, especialmente minerales, se ven reducidos. Si te gustan tostados, mejor tostarlos ligeramente en casa. Aunque mejor tostados que fritos.
  • Mejor con piel: en el caso de las almendras, avellanas… es mejor que conserven su piel, ya que en ella se encuentran buena parte de sus antioxidantes y minerales, especialmente esa cáscara rojiza del cacahuete. En el cuerpo encontramos más fibra y grasas saludables, aunque también una buena parte de minerales. El anacardo, sin embargo, hay que tomarlo sin piel, porque su piel es tóxica, pero por ley no se pueden comercializar con piel, siempre los encontrados pelados.
  • Evita los fritos: igual que con el resto de alimentos, al freírlos aumentan las grasas saturadas, además ya se estará empleando algún aceite que puede ser de dudosa calidad, las marcas que he mirado, salvo una que usa aceite de oliva virgen, el resto usas aceite de girasol refinado.
  • Evita los salados: son muy habituales las almendras saladas, ¿por qué estropear un alimento tan saludable con tanta sal?, ya tomamos suficiente sal, a veces demasiada sal [en España se triplica la cantidad recomendada], como para ponerle sal también a algo tan altamente nutritivo.
  • Mira su procedencia: como el resto de producto lo ideal es que sea local, del país, porque no habrá viajado miles de kilómetros, es más fácil que se hayan recolectado hace poco, que sean de temporada, mantendrán sus nutrientes más intacto, además, en el caso de España tenemos buenísima producción. Aunque con el etiquetado actual no es fácil saber esa procedencia, muchas veces solamente ponen donde las han empaquetado.

Lo importante es que los tomes a diario, con un puñado al día es suficiente para obtener todos sus beneficios. Sé que son algo caros, pero al tomar poca cantidad, nos pueden durar bastante.

Todos mis suplementos, solamente lo que necesitas en: vegvital.com

¿Qué es la microbiota y qué funciones tiene?

La palabra “microbiota” puede resultar un tanto extraña de primeras, ya que quizás no la hayas escuchado demasiado. A pesar de ello, es sumamente importante, y hace referencia a la comunidad de microorganismos que todos los seres humanos tenemos en nuestro intestino, conviviendo con nosotros y ejerciendo funciones claves para la salud.

Aunque no es algo decisivo, la relación entre microbiota y sistema inmune es muy alta incluso en las primeras etapas de la vida. De hecho, los bebés que nacen por parto vaginal comienzan con un sistema inmune más fuerte, al igual que ocurre con aquellos que se ven beneficiados de la lactancia. La leche materna presenta células inmunes específicas para la edad del recién nacido, por lo que favorecerá la producción y el crecimiento de bifidobacterias, muy relacionadas con las dolencias más frecuentes en esa etapa, como diarreas o catarros comunes.

Con los alimentos sólidos llega la proliferación de bacteroidetes, otra familia de bacterias muy importante en la microbiota. Como estas bacterias se alojan principalmente en la boca, significa que estamos creando una interesante barrera a los patógenos en el inicio del proceso digestivo. También se asientan los firmicutes, que están relacionados con una buena digestión de los hidratos de carbono. A partir de los tres años, la microbiota ya puede considerarse madura, es decir, su composición es muy similar a la del adulto.

En cuanto a la cantidad de bacterias, se calcula que la microbiota de un adulto está compuesta por más de 100 billones de microorganismos de 400 especies diferentes. Aunque hay hongos y levaduras en su composición, el 97-98% son bacterias. Puesto que el intestino grueso mide una media de 1,5 metros, y dado que estas bacterias viven en su mayoría en el primer tramo, el tamaño de nuestra microbiota es realmente pequeño.

Además de la función inmune, esta microbiota cumple con otras tareas: 

  • Ayuda a digerir algunos de los macronutrientes que llegan hasta el intestino grueso. Es decir, algunas grasas y aminoácidos, pero sobre todo se encarga de la fibra, donde se produce una fermentación que da lugar al butirato, acetato y propionato, unos ácidos que fortalecen a estas bacterias y al intestino en general por sus efectos antiinflamatorios.
  • Ayudan a producir vitaminas como la K y la B6.
  • Favorecen la absorción de pequeñas cantidades de calcio y de hierro.
  • Nos ayuda a reducir o incluso neutralizar algunas sustancias potencialmente tóxicas como los nitratos y nitritos.

Cuando el equilibrio homeostático de nuestra microbiota se rompe —es decir, la microbiota deja de ser constante en cantidad y variedad— hablamos de disbiosis intestinal, que está relacionada con un desajuste del sistema inmune y de la mucosa intestinal. Además, hay una relación de dependencia entre ellos: si nuestra microbiota goza de buena salud protegerá al mucus intestinal y las diferentes barreras, y viceversa.

Esta disbiosis está vinculada con las enfermedades inflamatorias del intestino, con intolerancias alimentarias e incluso con dolencias de los riñones, el hígado y el corazón. También se ha observado una mayor incidencia de la obesidad y la diabetes en personas con una microbiota debilitada.

Ayuda a tu microbiota con mi suplemento de probióticos + prebióticos: vegvital.com