¿Cuántas legumbres hay que comer a la semana?

Las legumbres conforman uno de los alimentos más saludables que existen en nuestro entorno. Además de proteínas de gran calidad también nos aportan un elevado número de hidratos de carbono complejos que se absorben de forma lenta. Esto ayuda a que tengamos energía y nutrientes disponibles a lo largo del día de forma paulatina.

Qué cantidad de legumbres consumir a lo largo de la semana o el día ha sido una pregunta muy habitual para la mayoría de consumidores. Sobre todo porque generalmente consumimos muy pocas legumbres en el contexto actual. Por suerte, AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) ha emitido recientemente nuevas recomendaciones nutricionales para el consumo de los diferentes grupos de alimentos.

En concreto, las legumbres cuentan con una recomendación actual basada en la evidencia científica del consumo de 4-7 raciones de legumbres a la semana. El motivo es que las legumbres aportan proteínas de gran valor nutricional e hidratos de carbono de digestión lenta. Además, las legumbres generan un bajo impacto ambiental. AESAN también recomienda priorizar alimentos de origen vegetal como fuentes principales de proteínas de la dieta por este motivo.

Las legumbres siempre han contado con un bajo consumo, por lo que es necesario favorecer su ingesta mediante recetas y combinaciones sabrosas que no sean únicamente en guisos contundentes. Las legumbres también pueden consumirse en frío mediante ensaladas y otras preparaciones más ligeras que nos permitan disfrutar de las legumbres de un modo más saludable.

Si te lo preguntas, algunas legumbres son deficitarias en aminoácidos como la metionina (por ejemplo, en el caso de las lentejas), pero no por ello debemos dejar de consumir legumbres. Lo que más importa a la hora de obtener todos los aminoácidos que nuestro organismo necesita es que los tomemos en la dieta global. No hace falta que sea en la misma ingesta.

De esta forma, también encontramos otras legumbres que poseen aminograma completo. Es decir, alimentos que tienen todos los aminoácidos esenciales. Algunos ejemplos son los garbanzos y la soja, legumbres poseedoras de todos los aminoácidos esenciales.

Así que, ya sabes, consumir legumbres a diario no supone ningún problema. Es más, resulta sumamente beneficioso para nuestra salud y para el medio ambiente. Si además combinamos las legumbres con verduras y hortalizas sumamos todo lo bueno de los vegetales en un mismo plato: proteínas, vitaminas y minerales de alto valor nutricional.

¿No comes pescado? Mi Omega-3 te interesa: vegvital.com

Ensaladas de bolsa, ¿son saludables?

Los vegetales listos para consumir, conocidos popularmente como “ensaladas de bolsa”, son uno de los productos que más dudas suscita en el supermercado cuando acudimos a hacer la compra. Es lógico, ya que en ocasiones poseen una cantidad muy elevada de ingredientes de pobre calidad nutricional.

A pesar de ello, las ensaladas de bolsa son una excelente opción para incluir alimentos saludables fáciles y accesibles en la dieta. Tan sencillo como abrir un envase y ya. Por otro lado, esto plantea varios problemas a nivel medioambiental, ya que el consumo de estos productos favorece el gasto de plástico ingente que se produce en nuestro mercado actual para envolver alimentos. Algo contra lo que todos debemos luchar desde nuestro hogar.

Pero claro, volviendo al apartado nutricional debemos saber qué tipo de ensaladas de bolsa elegir. Porque como decía no todas son sanas. Como consejos generales, debemos buscar las siguientes opciones dentro de los supermercados:

Que las ensaladas de bolsa solo contengan vegetales, como las típicas mezclas de lechugas que son una opción genial para tener ya listos los alimentos cortados y lavados para preparar ensaladas y otros platos con vegetales frescos.

Huir de salsas muy cargadas como la típica César o vinagretas que puede aportar extras de calorías a partir de grasas de mala calidad.

En contraposición, optar preferiblemente por el aceite de oliva virgen extra (AOVE) como aliño para estas preparaciones o sin aliñar.

Buscar ingredientes proteicos de calidad. Si la ensalada lleva surimi, no es una buena opción.

Tampoco lo es si lleva muchos picatostes o pan tostado con aceite. Casi es mejor omitir las ensaladas de bolsa que llevan estos ingredientes.

Si llevan tomates cherry, zanahoria, lechuga y vegetales similares, estamos ante una buena opción.

Si queremos algún tipo de pan o snack integral saludable, mejor comprarlo aparte.

Por último, no olvides que si compras este tipo de productos para consumir fuera de casa, ya sea en el trabajo o cualquier otro momento, es muy importante que los almacenes a temperaturas de refrigeración y no a temperatura ambiente.

¡En esta época del año, dale un extra a tus defensas!. Info en: vegvital.com

¿El zumo de pomelo es adelgazante?

El pomelo es una fruta bastante desconocida para el gran público. Probablemente, este hecho se deba a su sabor amargo que no agrada a todos los paladares y que no lo convierte en la fruta más popular de todos los tiempos precisamente.

Proveniente de la planta Citrus × paradisi, el pomelo es un fruto tropical de carácter ácido con una pulpa de color rojo muy intenso, fácilmente reconocible. Este cítrico es un alimento perfectamente compatible con un estilo de vida saludable, pero en ocasiones se exageran sus propiedades y se le otorgan cualidades mágicas muy alejadas de la realidad.

Famosas son las dietas detox o dieta del pomelo que prometen detoxificar o limpiar nuestro organismo. Mucho más si lo tomamos en ayunas por la mañana, como si el pomelo tuviera la capacidad de conocer a qué hora exacta del día lo consumimos. No funciona así la cosa, nuestro hígado tiene la capacidad suficiente para hacer su limpieza. Si tuvieras el hígado intoxicado, deberías ir a urgencias rápidamente, no lo curará un simple zumo.

También se hizo muy famoso hace unos años para adelgazar. Igual, se decía que tomado en ayunas ayudaba a movilizar las grasas de nuestro organismo y eliminar parte de ellas. Complemente no. Ojalá fuera tan fácil. No hay ningún alimento concreto que sea capaz de movilizar las grasas, no existen. Como siempre os digo, ejercicio físico, fijarnos en la alimentación completa, no en alimentos concretos, y control el estrés.

A pesar de ello, y como decía, el pomelo es una fruta saludable que cuenta con multitud de vitaminas y componentes saludables. Como todas las frutas destaca por su alto contenido en agua. Concretamente, el pomelo está hecho de más de un 85% de agua en su composición total. Esto lo convierte en un elemento sumamente refrescante e hidratante que ayuda a cumplir con nuestras necesidades hídricas diarias.

Por otro lado, el pomelo destaca por su composición en vitamina A o retinol. Aproximadamente, por cada 100 gramos de pomelo encontramos 218 microgramos de vitamina A. Otra de las vitaminas más destacadas en el pomelo es la vitamina C, aportando un total de 37 miligramos por cada 100 gramos de pomelo. Esto lo convierte en un excelente alimento antioxidante.

En el ámbito de los minerales, el pomelo también aporta cantidades ciertamente interesantes de potasio. De forma concreta, hablamos de unos 141 miligramos de potasio por cada 100 gramos de pomelo. A su vez, el pomelo también cuenta con aportes discretos de calcio, magnesio y fósforo con 19, 9 y 9 miligramos respectivamente.

En conclusión, el pomelo es una fruta muy interesante para incluir en nuestra rutina cotidiana. Eso sí, no debemos exagerar sus propiedades saludables ni otorgarle poderes mágicos adelgazantes o detoxificantes que no se corresponden con la evidencia científica.

Refuerza tus defensas con la llegada del frío. ¡Dale un extra!. Mi suplemento de probióticos en: vegvital.com