5 alimentos básicos para cuidar el HÍGADO

Sin duda, el hígado es uno de los órganos que más importantes tareas vitales realiza y que en muchas ocasiones maltratamos, sobre todo por el consumo de tabaco y alcohol. Entre sus principales funciones están, nada más y nada menos que: secreción de bilis para la digestión, filtrado de más de un litro de sangre por minuto eliminando la inmensa mayoría de las toxinas presentes en ella, fabricación de colesterol, almacenamiento de la glucosa y las vitaminas A, D, K y E, fundamental para la metabolización de la mayoría de nutrientes, ayuda a la eliminación del alcohol ingerido y los restos de medicamentos, etc. Aunque es eficaz en su tarea de autolimpieza, podemos echarle una mano para no cargarle de tanto trabajo o para que este trabajo se realice de la manera más correcta posible.

5 alimentos muy recomendables para cuidar nuestro hígado:

  • Verduras de hoja verde: ayudna precisamente en esas labores de limpieza, sobre todo, por su alto contenido en clorofila. Entre estas destacan: espinacas, acelgas, lechuga, rúcula, espárragos, brócoli, berros, etc. Por lo menos una ración debería estar presente todos los días en nuestros platos, por ejemplo en forma de ensalada.
  • Alimentos con acción colerética: son aquellos que ayudan a producir bilis, facilitando sobre todo la digestión de las grasas. Se suelen caracterizar por tener cierto sabor amargo como el apio, las alcachofas, la endivia, la escarola, el rábano, la berenjena.
  • Gran parte de la fruta y verdura de color naranja: debido a su contenido en betacarotenos y flavonoides, destacando la zanahoria, la calabaza, el pomelo, la papaya, mango, caqui, etc. Por ejemplo, una zanahoria al día sería interesante.
  • La manzana: por su contenido en pectina, una buena protectora del hígado. Ya sabes aquellos de una manzana al día aleja al doctor [o algo así ;)]
  • Cereales integrales: no me canso de hablaros de ellos y recomendarlos [arroz integral, quinoa, mijo, trigo sarraceno, etc.], gracias a sus minerales y vitaminas del grupo B, también ayudan con la digestión de las grasas, liberando al hígado de parte de su trabajo.

En cuanto a los famosos zumos detox, me decanto siempre por tomar los alimentos completos mejor que en zumos, ya que aprovecharemos mucho mejor todos sus nutrientes, y sobre todo, un zumo nunca puede sustituir una ingesta completa, una comida.

En cuanto a los mayores enemigos del hígado, está claro: el tabaco, el alcohol, el exceso de grasas saturadas y trans, el azúcar blanco [refrescos, bollería…].

blog

 

¡¡¡NUEVO LIBRO!!!

Disponible a partir del domingo 10 de septiembre a las 17h

Más info en: alvarovargas.net