El helado NO es una buena merienda para niños

Hace unos meses una marca de helados publicó unas estadísticas [por lo tanto, interesadas de parte] en las que aseguraban que un 73% de padres [y madres] consideraban que los helados formaban parte de una alimentación equilibrada, que un 60% los consumía de forma habitual y un 63% los consideraba especialmente nutritivos. Por contra, solamente un 17% aseguraban mirar las etiquetas antes de tomar la decisión de comprar uno u otro. Además los favoritos son los cremosos con leche y chocolate, casi un 38% los prefiere, los de nata y/vainilla agrupaban a un 21%.

Con estos datos a cualquier nutricionista se le cae el alma a los pies 😔. Vamos a ver por qué no son recomendables como merienda en niños.

  • FRIGO: si nos fijamos en el buque insignia de la marca, el MAGNUM, nos encontramos con que el almendrado contiene nada menos que 29% de azúcares simples, y entre sus ingredientes encontramos los nada saludables jarabe de glucosa, mantequilla concentrada, jarabe de glucosa-fructosa, grasa de coco… y un 9,9% de grasas saturadas, una bomba para nuestras arterias. El CORNETTO CLÁSICO, presenta menos azúcar, pero aún así un 14%, y aceites de baja calidad como girasol, además de varios jarabes, y hasta almidón de patata.
  • NESTLE: su helado MAXIBON presenta un 22,57% de azúcares simples, siendo el azúcar su segundo ingrediente, el primero es leche desnatada ‘reconstruida’ [vaya usted a saber], grasas de girasol, de karité, con casi un 10% de grasas saturadas, un porcentaje bastante elevado. El SANDWICH CLÁSICO DE NATA, que a priori nos puede parecer más saludable porque no presenta coberturas, ni mucho adorno, presenta un 22% de azúcares simples, y en este caso, aceite de palma.
  • HÄAGEN-DAZS: en principio esta marca parece más sofisticada, incluso podríamos pensar más saludable, con un precio mucho más alto, pues de las analizadas es de las que más azúcares contiene, las tarrinas de chocolate belga un 24,9% de azúcares, también más grasas saturadas, un 12,5%, una barbaridad. La de vainilla un 19,6% de azúcar y 10,2% de grasas saturadas. Sí que es cierto que son las que tienen un listado de ingredientes más reducido, con menos conservantes, colorantes, y algo más saludables.

 

  • MARCAS BLANCAS: la tarrina de vainilla o fresa de Carrefour alcanza un 24% de azúcar, la marca blanca de Alcampo, el helado al corte de 3 sabores un 22%, los conos de chocolate ¡¡¡un 28,6%!!!… así podríamos seguir con otros supermercados y los datos serían similares. Además fíjate bien porque algunos utilizan grasa de palma, de las menos saludables.

¿Y los sin azúcar?, pues como hemos dicho en algunas ocasiones, llevan edulcorantes poco recomendables también en niños [Te dejo aquí un artículo al respecto]

CONCLUSIÓN: los helados industriales no son un alimento ni saludable ni recomendable, y mucho menos para consumirlos habitualmente, aunque sea solamente en verano. Si se los quieres dar a tus hijos no lo hagas por su aporte nutricional, ni por su calcio, mal viaje damos si para obtener algo de calcio hay que darse ese chute de azúcar y grasas saturadas.

BlogPie