Diferencias aceite de oliva y aceite de girasol

Sin duda esta ha sido una de las eternas disputas a lo largo de décadas, por ejemplo en mi infancia, aunque es cierto que en los últimos años el aceite de oliva le ha ganado la batalla al de girasol que actualmente tiene muy mala prensa, vamos a ver sus principales diferencias.

Diferencias fundamentales:

  • El aceite de oliva virgen extra presenta una mayor cantidad de grasas monoinsaturadas, principalmente ácido oleico [Omega 9], lo que le convierte en un aceite mucho más estable a las altas temperaturas, en el cocinado, más recomendable. Mientras que el aceite de girasol posee un mayor número de grasas poliinsaturadas, mucho menos estables al calor, por lo tanto desaconsejable en frituras, por ejemplo. En los últimos años se está comercializando aceite de girasol alto oleico para asimilarlo al aceite de oliva, pero las semillas de girasol empleadas han sido modificadas genéticamente.
  • El aceite de oliva presenta una mayor cantidad de flavonoides que actúan como antioxidantes protegiendo la salud de nuestras células, el de girasol.
  • El aceite de girasol presenta elevadas cantidades de vitamina E, muy interesante para la salud de nuestra piel, también con propiedades antioxidantes.
  • Los refinados, es mucho más habitual encontrar en el supermercado el aceite de girasol refinado, sobre en muchísimos productos procesados, muchas veces ni se indica en las etiquetas, este le descartaría completamente. En cuanto al de oliva, si pone solamente aceite de oliva será refinado, debería indicar aceite de oliva virgen o aceite de oliva virgen extra.

Por todo esto tendría al aceite de oliva virgen extra como principal aceite, el de uso diario, y el aceite de girasol sin refinar como algo puntual, para algún plato, salsa concreta, pero no lo recomiendo para freír, bueno, ya sabéis que, en general, no recomiendo los fritos 😉FBlosdos