Probióticos vs. prebióticos

Nuestra flora intestinal, nuestra microbiota, se encuentra principalmente en el intestino grueso, concretamente en el colon ascendente, son millones de bacterias beneficiosas que se encargan, entre otras muchas cosas, de ‘gestionar’ la fibra alimentaria, la fibra que contienen los alimentos, además se ha descubierto que tener una saludable flora intestinal ayuda a nuestro sistema inmune, refuerza nuestras defensas, de ahí que en los últimos años se hable mucho de los probióticos y de los prebióticos, vamos a ver las diferencias y los alimentos que los contienen.

Los probióticos son aquellos alimentos que ya contienen esas bacterias, esos bichitos que vivirán en nuestro colon, al tomarlos estamos ingiriendo millones de estos microorganismos, que pueden asentarse y formar parte de nuestro intestino o eliminarse, todavía no están muy estudiadas las causas de por qué ocurre una cosa u otra. Los más famosos son las botellitas que venden en el supermercado con Lactobacillus, el problema de estas bebidas es que suelen llevan azúcares y no hay nada menos recomendable para el sistema inmune que los azúcares añadidos. Me decantaría más por el consumo de chocolate negro, sin leche [no más de dos cuadraditos al día], el chucrut que no es otra cosa que col fermentada [hay muchas recetas en Internet, también en tiendas ecológicas lo encontramos], en general lo encurtidos de hortalizas, especialmente los pepinos [dependerá de la calidad de su conservación, que no lleve aditivos ni exceso de vinagre], el kombucha [también en tiendas ecológicas o herbolarios], el miso [un fermentado de la soja del que os hablé en varias ocasiones en el blog]. Muchos medicamentos, especialmente los antibióticos o algunos más potentes, afectan a la flora intestinal, si sois enfermos crónicos o habéis pasado una etapa con gran cantidad de medicación, os aconsejo un suplemento de probióticos, preguntad en farmacios o tiendas ecológicas.

 Los prebióticos, son alimentos que no presentan en su composición estas bacterias pero sí que propician que los intestinos las fabriquen, facilitan que se ‘cultiven’ bacterias beneficiosas en nuestros intestinos, los más recomendables y comunes son la cebolla y el ajo, os recuerdo que mejor tomarlos algo cocinados ya que son bastante potentes para nuestra mucosa gástrica si los tomamos crudos, dependerá de la fortaleza de tu estómago. Otros alimentos recomendables como prebióticos son: las alcachofas, el puerro, los espárragos, las legumbres y los plátanos.