¿Por qué no tomar bebidas estimulantes?

En los últimos años se han vuelto muy populares las bebidas estimulantes. Desde que llegó la famosa bebida energética que te da alas, cada vez más compañías han lanzado sus variantes, además de los supermercados con sus marcas blancas. Independientemente de la marca de la bebida, no deberíamos tomar ninguna de ellas ya que todas son muy perjudiciales para el organismo.

Es muy importante tener en cuenta que tanto el contenido en azúcares como el de cafeína superan con creces el total que necesitamos en un día. Una sola lata de cualquiera de estas bebidas tiene tanto azúcar como seis cucharaditas de azúcar y tanta cafeína como tres tazas de café.

Y el problema no es solo las grandes cantidades sino la rapidez con la que se ingiere. Si vamos a sobrepasar las cantidades recomendadas, siempre es mejor hacerlo en distintas tomas a lo largo del día que de una sola vez. Al tomarlo tan rápido, tendremos una hiperglucemia y nuestro hígado se verá sobrecargado de trabajo.

Según un estudio de la sociedad norteamericana de Radiología y de la Universidad de Bonn (Alemania) su contenido en taurina y cafeína pueden provocar a corto plazo serios problemas cardiovasculares como arritmias, contracción irregular del corazón, hipertensión, etc. Por ello, es muy importante no consumirlo bajo ningún concepto si tenemos problemas del corazón o nos sentimos acelerados.

También es muy perjudicial para embarazadas y para niños, quienes no deberían tomar productos con cafeína y mucho menos con una cantidad tan alta o con tanta azúcar, con el peligro tan elevado que supone para la salud.

Si consumimos de forma habitual estas bebidas es muy probable que aparezcan distintos desajustes en el sistema nervioso. Uno de los más comunes es el insomnio crónico aunque también podemos sentirnos adormilados y no ser capaces de empezar el día hasta tomar nuestra dosis. Y es que las bebidas estimulantes pueden crearnos una gran adicción.

Igualmente, hay que mencionar el peligro de combinar estas bebidas con alcohol, una costumbre cada vez más de moda entre los más jóvenes. No solo porque aumenta el contenido de azúcar y hace que el hígado se sobrecargue, sino también porque puede provocar un colapso a nuestro corazón, ya que el alcohol es un depresor del sistema nervioso y la otra bebida un estimulante muy fuerte.

Respetar el cuerpo

Uno de los aspectos más importantes en nuestra relación con las bebidas estimulantes es que no estamos respetando nuestro cuerpo y sus procesos. Si queremos disfrutar de una salud adecuada, es muy importante tener en cuenta que nuestro organismo necesita unos ciclos de descanso para estar en marcha.

Debemos respetar estos ciclos y no tratar de “engañar” al organismo con este tipo de sustancias que solo engañan al cerebro pero no hacen que el cuerpo descanse más en menos tiempo. Si dormimos menos horas de las recomendadas, nuestras células no podrán regenerarse de forma adecuada, notaremos antes los signos del envejecimiento, nuestra productividad será menor, etc.

También la dependencia es uno de los problemas más importantes de las bebidas con cafeína y taurina. Estamos atacando a la independencia de nuestro cuerpo para su funcionamiento de forma libre y sin necesidad de elementos externos. De la misma manera que buscamos nuestra independencia en el plano personal, es importante dejar que nuestro cuerpo pueda funcionar por sí solo, sin tener que darle ninguna ayuda. Solo así seremos realmente independientes y estaremos realmente sanos.

bgminiatura

 

Mi NUEVO LIBRO ‘Tu salud a través de los alimentos’

Disponible en: amazon.es/dp/8461779568