¿Son seguros los envases que se utilizan en los alimentos?

En nuestro día a día utilizamos todo tipo de envases para guardar los alimentos. Hay diferentes materiales con los que pueden estar envueltos en la misma tienda o en los recipientes que utilizamos para llevarnos nuestra comida al trabajo. Y aunque hay una legislación a nivel europeo para garantizar la seguridad de los mismos, esta no es tan completa como debería, además de encontrar algunas lagunas que se tratan de compensar con normativa a nivel estatal que muchas veces es diferente según el punto de Europa en el que nos encontremos.

El mayor riesgo que encontramos en los envases es la migración de sustancias tóxicas del mismo hasta el alimento. Para evitarlo, es fundamental prestar atención al etiquetado donde es obligatorio que aparezca el símbolo del tenedor y la cuchara así como la forma de utilización.

Este símbolo garantiza que el envase no es tóxico, que no modificará el olor y el sabor del alimento ni la inercia de los mismos. Por ello, nunca debemos usar o adquirir un recipiente con comida que no esté etiquetado de dicha forma. Hay que tener en cuenta que los fabricantes tratan de ajustar cada envase al uso previsto para el mismo. En definitiva, no debemos usar para guardar alimentos en envases no destinados a ellos.

Envases de plástico

Entre todos los materiales utilizados para guardar alimentos, el plástico es el más complejo. En este sentido debemos ser conscientes que no estamos ante un único material como en el caso del vidrio o el cartón, sino que se trata de un grupo muy amplio de materiales que tienen una composición diferente y una respuesta distinta ante diferentes situaciones.

De hecho, el problema de la migración de las sustancias tóxicas a los alimentos es mucho más habitual en algunos de los envases de plástico, debido a su composición por medio de polímeros, pero no en todos. Cuando calentamos un producto en el microondas o el horno, puede producirse este contagio al alimento por lo que leer en la etiqueta si el producto es apto o no para calentarlo en el mismo envase es más que fundamental.

En el caso de que la información no esté completa o no nos quede claro, la recomendación de todos los expertos es no utilizarlo.

PVC y Poliestireno

Dentro del grupo de los plásticos, hay dos compuestos que deberíamos evitar. Tanto los envases de PVC como los de poliestireno pueden llegar a ser bastante perjudiciales para la salud en determinadas situaciones. El PVC del film transparente o las botellas de condimentos pueden desprender plomo y ftalatos así como emitir gases tóxicos.

El poliestireno, esa espuma habitual en las bandejas de carne y en platos y vasos desechables puede desprender alquilefenoles estrogénicos y cancerígenos. Se suele usar en productos frescos que requieren cocinado. Y este uso no es baladí, al cocinarse se evitan los riesgos pero nunca debemos consumir una carne o un pescado crudo si ha estado en contacto con dicho material.

Envases de cartón

El cartón es uno de los envases más de moda a la hora de guardar preparados. Entre sus mayores ventajas debemos destacar su gran capacidad de aislante térmico, que mantiene durante más tiempo la comida caliente y la posibilidad de reciclarlo, de forma que reduzcamos el impacto en el medio ambiente.

Sin embargo, no todas son ventajas. El cartón no es apto para calentar en microondas ni horno ni para guardar la comida durante largos periodos de tiempo, siendo recomendado únicamente para consumo inmediato, ya que podrían aparecer gérmenes o microorganismos.

En los últimos años, ha habido denuncias a determinados fabricantes de cajas de cereales por tener envases de cartón reciclables con un porcentaje de aceites minerales más altos de los permitidos. Estos fabricantes han tenido que cambiar sus métodos de producción pero nos permite hacernos una idea de que este tipo de material también tiene sus inconvenientes.

Envases de vidrio

Sin duda, el mejor material para envases es el vidrio. Este material tiene, como el cartón, capacidad de reciclado integral, así como la posibilidad de ser reutilizado innumerables veces. Ahora se pueden comprar alimentos como grano o legumbres al por mayor y guardarlo en uno de estos envases, lo que es una buena noticia para aquellos que prefieran materiales sostenibles y de una mayor calidad.

Al ser un producto transparente, permite ver el interior y comprobar el estado de los alimentos. No tiene ningún tipo de interacción química con el producto que contenga, pudiendo guardarlo sin ningún inconveniente por la totalidad de su vida útil.

También hay que señalar que no traspasa oxígeno ni carbono, lo que hace que no altere el calor o el sabor de los alimentos. Se trata, además, de un envase ideal para hacer y guardar conservas.

Después de cada uso, es importante lavarlos bien para evitar que entren agentes externos.

bgminiatura

Mi NUEVO LIBRO ‘Tu salud a través de los alimentos’

Disponible en: amazon.es/dp/8461779568

 

Un comentario en “¿Son seguros los envases que se utilizan en los alimentos?

  1. Pingback: Los perjuicios de las latas de atún // ÁLVARO VARGAS // [Nutrición práctica]

Los comentarios están cerrados.