Osteoporosis: alimentos preventivos

La osteoporosis es una enfermedad que afecta a nuestros huesos caracterizada por una disminución en la densidad ósea, aumentando las posibilidades de fracturas ya que también afecta a la estructura de los huesos. Entre las causas habituales están la mala alimentación, el escaso ejercicio a lo largo de la vida, el abuso de azúcares refinados, la ingesta de determinados fármacos, etc.

Resulta una dolencia difícil de tratar cuando aparece. Generalmente lo hace en la tercera edad, cuando ya resulta complicado elevar los niveles de calcio y es más complicado que este se absorba en los huesos. Se agrava en las mujeres tras la menopausia. Por ello, es una enfermedad en la que es fundamental la prevención a lo largo de toda nuestra vida y a través de la alimentación.

Alimentos aconsejables

El calcio, sin duda, es el mineral más importante para la salud de nuestros huesos. Ya hemos visto que, frente a la creencia popular, la leche de origen animal no es un buen aporte por su descompensación entre el calcio y el fósforo. En su lugar, os recomiendo las crucíferas como el brócoli, coliflor, todo tipo de coles, cereales integrales, legumbres, semillas, espárragos, frutos rojos, naranjas, etc.

El fósforo es muy buen aliado del calcio en esta tarea. Hay muchísimos alimentos que lo contienen. De nuevo, los cereales integrales, legumbres, semillas, etc. De esto se desprende que si llevamos una dieta cuya base principal esté formada por los hidratos de carbono complejos, no simples, tendremos menos riesgo de tener enfermedades óseas.

El yodo resulta completamente necesario para la producción de hormonas tiroideas imprescindibles para nuestro esqueleto. Lo encontramos en soja, avena, judías blancas, en la sal marina, sal yodada…

La vitamina C también es buena ya que contribuye a la formación, regeneración del colágeno, que es el encargado de una buena ‘unión’ entre músculos y tejidos. Entre los alimentos están las fresas, kiwis, naranjas, limones, pomelos, brócoli y coles.

Sin duda, uno de los mejores hábitos en la prevención, es el ejercicio físico a lo largo de toda nuestra vida, es la mejor manera de mantener en forma nuestro sistema músculo-esquelético.