¿Por qué es mejor si es integral?

Seguro que has oído muchas veces que debemos sustituir el pan blanco por pan integral, tomar arroz integral sustituyendo el blanco, igual que en otro tipo de granos y cereales. Vamos a ver por qué esto es así. Cualquier grano está compuesto por tres partes principales:

  • Cáscara o salvado: donde se encuentra la mayor parte de sus minerales, también su fibra. Esto le convierte en un alimento mucho más interesante a nivel nutricional que los refinados a los que les han quitado la cáscara. Además esa fibra ayudará a que sus azúcares simples se metabolicen más lentamente, impidiendo que se produzcan picos de glucosa en sangre. Los refinados al no tener tanta fibra es más fácil que sí se produzcan esos picos glucémicos. Además presenta una buena cantidad de vitaminas del grupo B, interesantes para nuestro sistema nervioso.
  • Endosperma: lo presentan tanto los refinados como los integrales, es la parte central del grano, compuesto principalmente de hidratos de carbono y proteínas. Quizás es la parte menos interesante a nivel nutricional.
  • Germen: este por contra sería la parte más interesante, ya que en él encontramos ácidos grasos saludables que ayudan a nuestro sistema cardiovascular, vitamina E para nuestra piel, un buen porcentaje de antioxidantes, una buena variedad de minerales y también proteínas. Esta parte también se retira de los cereales refinados, de los no integrales, y la industria lo hace porque al contener grasas los productos se enranciarían antes, tendrían una fecha de caducidad más corta y por tanto podría suponer pérdidas económicas.

granointegralEn resumen, deberíamos cambiar los granos refinados [sin salvado y sin germen] como el arroz blanco, el trigo refinado y la enorme cantidad de productos realizados con él [especialmente el pan] por granos integrales, granos enteros como el arroz integral, el mijo, la quinoa, el bulgur, el trigo sarraceno, el centeno y la espelta integral, etc. Porque no se producirán esos picos glucémicos, tienen un menor índice glucémico, porque estaremos ingiriendo una cantidad mucho mayor de minerales, de vitaminas, de antioxidantes y de ácidos grasos saludables.

Es cierto que encontrar pan 100% integral es prácticamente imposible, más difícil todavía en los supermercados, la mejor opción es realizarlo en casa, hay panificadoras muy baratas, o en una panadería de confianza, que sepamos que utilizan harinas 100% integrales. La ley únicamente dice que para poner la etiqueta ‘integral’ con llevar un 30% de harina integral es suficiente, así que el otro 70% puede ser refinada. Tampoco sirve utilizar harina refinada y después añadir salvado. Como veis, es complicado.

01BlogPie