Los enormes beneficios de los frutos secos [uno a uno]

Los frutos secos son indispensables para tener una dieta sana y equilibrada. En los últimos años se han puesto en duda muchos de sus beneficios por un único aspecto: su elevado poder calórico. Y aunque es verdad que los frutos secos engordan, y mucho, si los tomamos en pequeñas cantidades pueden ser muy beneficiosos para el organismo y sus procesos, ayudándonos a frenar el colesterol, mejorando nuestro sistema nervioso o ayudando a nuestros huesos, entre otros.

En este artículo desgranaremos las ventajas de los frutos secos, uno a uno.

Las almendras

Las almendras son, probablemente, el fruto seco más conocido por sus ventajas para la salud. Cabe destacar su alto contenido en calcio y magnesio, que ayuda a fortalecer los huesos y prevenir la osteoporosis. También son muy recomendables para equilibrar el sistema nervioso y hacer frente a la ansiedad, el estrés, el insomnio o la irritabilidad. Por su alto contenido en fósforo, son igualmente ideales para el buen el funcionamiento del cerebro y para las tareas intelectuales, siendo perfectas para niños en edad escolar.

Su contenido en manganeso y cobre combate los radicales libres y aporta energía. Gracias a su potasio se previenen enfermedades cardiovasculares, la hipertensión y la arteroesclerosis. Igualmente, se recomiendan contra la anemia, la retención de líquidos y para el cuidado de las uñas y la piel.

Por su alto contenido calórico, no es recomendable consumir más de 5 o 6 al día, siempre sin tostar y sin sal. Otra opción es consumir la leche de almendras, la más saludable.

Las castañas

Las castañas, el fruto seco del otoño y el invierno por excelencia, también tienen excelentes propiedades para nuestra nutrición diaria. Hay que tener en cuenta que son bastantes pesadas para el estómago por lo que no deberíamos comer más de 3 al día. Igualmente es recomendable tomarlas crudas ya que asadas pierden gran parte de sus nutrientes.

Entre sus beneficios hay que señalar su gran cantidad de fibra, lo que frena el estreñimiento, sus propiedades antinflamatorias y su buen aporte de antioxidantes que evita el envejecimiento celular prematuro. Por sus contenidos en taninos son buenas para la circulación de la sangre y previene problemas cardiovasculares, contando con propiedades cicatrizantes y astringentes.

La presencia de vitaminas del grupo B nos ayudan a regular el sistema nervioso, a mejorar la capacidad intelectual y la concentración. Las castañas son muy interesantes para deportistas por sus buenos niveles de potasio.

Las nueces

Uno de los beneficios fundamentales de las nueces tiene que ver con la prevención contra el cáncer. Las nueces disminuyen el riesgo de padecer cáncer de mama en un 30% y el de próstata en un 40%. Este fruto es bueno para el riñón, el cerebro y la salud cardiovascular.

También fomenta la concentración y el buen funcionamiento neuronal siendo una de las mejores fuentes de antioxidantes para combatir el envejecimiento celular y los radicales libres. Por otra parte, también es beneficiosa para el control de la diabetes, ayuda a fomentar la fertilidad masculina y equilibra el sistema nervioso. Debido a su gran carga calórica, no deberíamos tomar más de 3 nueces al día.

Los cacahuetes

Gracias a su contenido en resveratol, un potente antioxidante, resultan eficaces para aliviar el síndrome premenstrual y sus efectos negativos. También son útiles contra los sofocos típicos de la menopausia. Ese resveratol ayuda a equilibrar el colesterol, protege nuestras arterias y las células del corazón.

Uno de los efectos más desconocidos descubierto en los últimos estudios es su eficacia en niños con falta de atención o hiperactividad. Lo deberíamos tomar de vez en cuando, no de forma habitual, debido a que son muy pesados para nuestro estómago y muy calóricos. No debemos tomar más de 6-8 cada vez. Siempre sin tostar, sin salar y con su característica piel roja, donde se encuentran la mayoría de sus nutrientes más beneficiosos.

Los anacardos

Por su altísimo contenido en fósforo son muy recomendables para la salud de nuestro cerebro, especialmente en las tareas de aprendizaje y de memorización. Por su Omega 3, Omega 6 y fitoesteroles nos ayudan a controlar nuestros niveles de colesterol, previniendo problemas cardiovasculares y manteniendo la salud de nuestras arterias.

También mejora la circulación sanguínea y la hipertensión. Sus fitoesteroles también son útiles durante la menopausia, sobre todo contra los sofocos. Por su alto valor calórico debemos comerlos con moderación, siempre sin sal y sin tostar. A diferencia de los cacahuetes, los anacardos deben consumirse sin piel.

Los piñones

Los piñones regulan los niveles de colesterol y reducen los triglicéridos por su alto contenido en Omega 3 y en Omega 6, ayudándonos a elevar el colesterol bueno. Su contenido en vitamina E y zinc mantiene la salud de nuestro corazón y sus ácidos grasos linoleico y pinoleico son buenos nutrientes para nuestras células nerviosas, siendo protectoras de nuestro cerebro y de nuestro sistema nervioso.

Estos frutos secos son útiles en épocas de estrés y ansiedad. También son buenos para los estudiantes ya que en combinación con su zinc favorecen la concentración y la memoria. Aconsejables contra el estreñimiento por su fibra, ayudan a reforzar nuestras defensas por su zinc, hidratan y cuidan nuestra piel por su su vitamina E hidrata nuestra piel y, por último, su calcio y magnesio son buenos para nuestros huesos.

Los pistachos

Por su contenido en ácidos grasos moninsaturados nos ayudan a controlar los niveles de colesterol y triglicéridos, reduciendo el malo y elevando el bueno. Previene enfermedades cardiovasculares y regula la presión arterial.

También reduce los niveles de glucosa en sangre y aumenta la sensibilidad a la insulina disminuyendo el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Por su arginina ayuda en su trabajo al sistema inmune. Su contenido en vitamina E protege e hidrata nuestra piel.

Por su potasio y magnesio son recomendables para nuestros músculos y su fósforo ayuda en la salud de nuestros huesos y en las funciones del cerebro. Debemos consumirlos sin tostar y sin sal, no más de 6 diarios.

Las avellanas

Las avellanas son una buenísima fuente de calcio para nuestros huesos. Como los pistachos, tiene ácidos grasos monoinsaturados que ayudan a reducir el exceso de colesterol en sangre y regular los triglicéridos. Con vitaminas del grupo B, fósforo y magnesio ayudan a equilibrar el sistema nervioso.

Por otra parte, su potasio colabora contra la hipertensión y su ácido fólico contra la anemia. La presencia de vitamina A, vitamina E y magnesio las convierten en uno de los mejores alimentos para la salud e hidratación de la piel.

Por su alto contenido en calorías no debemos comer más de 4-5 al día.

pieblog

Mi libro ‘Nutrición práctica para tu día a día

Disponible en: amazon.es/dp/8461746899

2 comentarios en “Los enormes beneficios de los frutos secos [uno a uno]

  1. Pingback: Los alimentos con mayor cantidad de sal ÁLVARO VARGAS [Nutrición práctica]

  2. Pingback: 10 alimentos con más antioxidantes // ÁLVARO VARGAS // [Nutrición práctica]

Los comentarios están cerrados.