Se han puesto muy de moda en los últimos meses, ni siquiera diría años, estos botes de plástico con comida que simplemente tienes que calentar unos pocos minutos, a veces segundos en el microondas y ya están listos para comer, seguro que los conocéis porque es un bombardeo constante en televisión, además presentados, en algunos casos, por actores muy famosos como para dar un certificado de validez 😉

Me he animado a escoger 3 marcas diferentes y un total de 8 productos para analizar cuáles son sus mayores ‘peligros’, sus inconvenientes a nivel nutricional, aquí os dejo algunas conclusiones:

  • Calidad de los aceites empleados: en todos los que he analizado aparece el aceite de palma, bien como ‘grasa de palma’, ‘palmitate’, ‘palmiste’ o ‘manteca de palma’, como sabéis es de los aceites menos saludables que se emplean en la industria de la alimentación, sobre todo por que aporta bastante sabor, tarda más tiempo en enranciarse y pueden alargar la vida del producto, hay que mirar siempre la etiqueta. También utilizan aceites de girasol, generalmente refinados, camuflándolo como ‘aceites vegetales’.
  • Listado interminable de ingredientes: como siempre digo, cuantos más ingredientes lleve un alimento procesado, menos natural será y más probable que lleve un enorme chorreo de conservantes, colorantes, saborizantes… es decir, se alegan y mucho, muchísimo de un plato casero. En algunas he encontrado hasta 38 ingredientes diferentes, algunos tan pocos recomendables como jarabes de glucosa, de maíz, grasa vegetal hidrogena, glutamato, etc. Este ejemplo lo he sacado de la tienda online de Carrefour, con datos del propio fabricante:

ingredientesyate

  • Exceso de sal: aquí sí que hay variedad en cuento a las cantidades, he encontrado desde 1,7 a 4,4 gramos de sal por cada 100 gramos del producto. Aún así llevan una cantidad de sal muy considerable, ten en cuenta que la OMS recomienda una media de 2 gramos de sal al día, es decir, con un bote de estos ya estaría cubriendo prácticamente las cantidades de sal recomendadas. Esto es algo muy común en todos los platos precocinados, además de como conservante, usan a la sal como saborizante, además con esa enorme cantidad de ingredientes queda muy camuflada y no parece que estemos tomando un alimento muy salado, pasa desapercibido, lo que es más peligroso.
  • Cantidad de grasas saturadas: aquí también la horquilla es amplia van de 2,4 gramos a 10,6 gramos por cada 100 gramos. Como siempre os digo deberíamos mirar bien las etiquetas, por supuesto un 10% de grasas saturadas en un único plato es un barbaridad.

Como conclusión, no sería un producto que consumiría, por este cóctel de ingredientes poco saludables que contienen. La mayoría son de pasta refinada, ¿qué nos cuesta hacernos un plato de pasta en casa?, a nivel económico nos saldrá mucha más baratos que estos botes y de tiempo 10-15 minutos, además mientras se hace la pasta podemos estar haciendo otras cosas 😉

FBlosdos

¿Son saludables las comidas precocinadas para calentar y ¡listo!?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s