Aloe vera, propiedades

Origen

Su planta la comenzaron a comercializar los árabes. De hecho, su nombre viene de ahí; ‘aloe’ significa ‘amargo’ en árabe y ‘vera’, proviene del latín y quiere decir ‘verdad’. Aunque su uso medicinal se ha registrado mucho antes, aparece en el milenario Libro de las Hierbas Medicinales de China, siendo también catalogada como planta sagrada por la civilización maya.

Propiedades

El gel de aloe se obtiene de la pulpa de las hojas. El que utilizamos habitualmente, tiene una enorme cantidad de mucílagos buenísimos para la salud e hidratación de nuestra piel, mejorando su elasticidad y previniendo, por tanto, la formación de arrugas. Además resulta útil para reparar tejidos, especialmente en quemaduras, siendo un buen cicatrizante.

Quizás, la parte más desconocida del aloe es su ingesta. El aloe se puede comer, pero debemos tener precaución. Hay una parte amarillenta y muy amarga conocida como acíbar que no debemos ingerir ya que podría irritar nuestro estómago. Es mejor comprarlo ya en tiendas ecológicas o herbolarios, manipulado por profesionales.

Esta forma comestible nos ayuda en el cuidado de los dientes y de nuestra salud bucal, muy recomendable en llagas y en pequeñas fisuras en la boca. Esa enorme cantidad de mucílagos también protege a la mucosa gástrica de nuestro estómago, además de ayudar al hígado en tus tareas de detoxificación.

BlogPieAlvaroVargas