¿Por qué no hay que aguantarse la ‘caca’?

Espero no pillaros en la hora de comer, pero es un tema importantísimo para nuestra salud y para qué negarlo, a mí me apasiona, y cuando más investigo, más me interesa.

Hoy, os voy a hablar de aguantarnos las ganas de ir al baño, de defecar, de hace caca… como lo queráis llamar. Muchas veces por las prisas, por la incapacidad de hacerlo fuera de casa [esto sí deberíamos cambiarlo], por no encontrar el lugar adecuado, etc. reprimimos este acto, en algunas ocasiones incluso varias horas, hasta que llegamos a casa. Si es de forma puntual, alguna vez, no ocurre absolutamente nada, el problema es cuando se convierte en una costumbre, entonces sí puedes aparecer varios problemas asociados.

El problema más habitual es el estreñimiento. Cuando las heces pasan varias horas en contacto con el tramo final del intestino grueso, con la mucosa intestinal, cada vez van perdiendo más agua, se van compactando, se endurecen, y su expulsión será mucho más complicada e incluso dolorosa. Este dolor puede llevar a un bucle un poco peligroso, como me duele, retraso la defecación y el estreñimiento se puede convertir en crónico.

El reprimir este acto reflejo, el hacer caca, de manera continuada puede terminar en algo realmente grave, que nuestro cerebro no atienda correctamente a este reflejo, que le llegue de manera mucho más atenuada de lo normal, se vuelva más vago y por tanto no nos diga ‘chico, chica ve al baño que tenemos una urgencia’ y de nuevo ese estreñimiento se convierta en crónico y, generalmente, con deposiciones dolorosas.

También suele ocurrir que las heces pasen más tiempo del necesario en el colon por una dieta baja en fibra, recuerda que la fibra la encontramos principalmente en cereales integrales, sus panes, su pasta, sus harinas, en las legumbres y verduras. También por el abuso de laxantes, al final nuestro cerebro no ordena ir al baño si no los tomamos, e igual ocurre con el café, si asociamos café con defecar, nuestro cerebro necesitará ese café para que los intestinos reaccionen y, seguramente, estaremos ingiriendo un exceso de cafeína.

Por lo tanto, siempre que tengamos ganas de ir al baño debemos ir, quitarnos esa barrera, si la tenemos, de hacer caca en baños ajenos, siempre, claro que no corramos el riesgo de coger una infección 😉

bgminiatura

 

Mi NUEVO LIBRO ‘Tu salud a través de los alimentos’

Disponible en: amazon.es/dp/8461779568