Agua, su importancia y necesidades

Si hay un elemento fundamental para la vida ese es el agua, sin agua en pocas horas nuestro organismo dejaría de función por causa de la deshidratación, no en vano, cuando nacemos ni más ni menos que el 75% de nuestro cuerpo es agua, de adultos perdemos algo de esa cantidad siendo alrededor del 65%, es decir, en una persona que pese 65 kg. más de 42kg. serían agua.

Por esta razón el agua resulta imprescindible y útil en multitud de procesos biológicos, como: el correcto funcionamiento de nuestras células depende en primer término de ella, la tarea de desintoxicación es una de sus preferidas, ayudando a eliminar posibles tóxicos, pero también virus y bacterias perjudiciales, de ahí que cuando alguien está enfermo de lo primero que recomiendan es tomar abundante agua, también ayuda a retirar los excesos de minerales, vitaminas… Función amortiguadora en las articulaciones, como una especie de colchoncillo para que nos dañemos lo menos posible, lubrica el sistema digestivo protegiendo sus mucosas, regula la temperatura corporal, contribuye a reparar los tejidos, ayuda contra el estreñimiento y la limpieza intestinal, en la respiración actúa para que el oxígeno llegue mejor a todas las partes del cuerpo, etc.

Tenemos que tener en cuenta el agua que perdemos todos los días, esto depende de cada persona, pero en condiciones normales, perdemos un litro y medio por la orina, fíjate muy bien en su color, es un buen termómetro para saber si la cantidad que estamos tomando es la necesaria, si es un color amarillo oscuro debemos aumentar la ingesta, tampoco conviene que sea completamente transparente, eso indica que nuestro riñón está trabajando mucho, su color ‘normal’ es un amarillo clarito. Si el color es rojo no tiene que ver con la cantidad de agua puede que arrastre algo de sangre, que puede ser un problema menor en la mayoría de los casos, pero no estaría de más consultar a un experto. Retomando, perdemos 1,5 litros por la orina, solamente de 100 a 150 mililitros por las heces y algo más de 1 litro por la sudoración, la respiración [sí, al respirar también estamos perdiendo agua] y también por la evaporación, aunque la sudoración no sea visible, no notemos esa pérdida de agua, nuestra piel evapora agua de manera constante. En total algo más de 2,5 litros, por lo tanto esto es lo que tenemos que reponer, pero no te preocupes que no tienes que estar todo el día con la botella a cuestas.

No todo el agua que necesitamos la obtendremos a través del agua ingerida, bebida, a través de la botella o vaso… sino que los alimentos tienen diferentes cantidades de agua que pasan al organismo, especialmente frutas y verduras, por ejemplo, las acelgas tienen un 97%, la lechuga un 94%, el tomate un 93%, el melón un 92%, la naranja un 87%, las manzanas un 85%, los plátanos un 76%… las legumbres en seco no tienen muchas cantidades pero una vez cocidas absorben mucha agua, los garbanzos un 68%, las lentejas un 65%… los pescados tienen muchísima más agua [una media de 60-75%] que las carnes [cerdo 40%, pollo 38%, ternera 54%, cordero 30%]. A través de los alimentos, en una dieta variada, saludable obtendremos al día aproximadamente 800 – 1000 mililitros [casi un litro], también tenemos que tener en cuenta que en el proceso de digestión también se libera agua, es decir, obtendremos algo más de un cuatro de litro. En total unos 1.250 mililitros, vamos un litro y cuarto.

Viendo estas cifras, el agua ingerida/bebida deberá estar sobre el 1,5 litros de agua al día para completar esos 2,5 litros que perdemos, puedes tomar hasta 2,5 litros de agua tranquilamente, pero nunca te recomendaría tomar menos de ese litro y medio, pero tampoco más de 2,5 litros, ya que tenemos que evacuar de alguna manera esa cantidad de más lo que hace que nuestros riñones se fuercen, tengan que trabajar más duro y a la larga puede ser perjudicial.

Si quieres recibir textos sobre nutrición práctica en tu mail, suscríbete gratis al boletín de los domingos en: alvarovargas.net/suscribete