Las mejores/peores marcas de bebidas vegetales [comparativa]

Os dejo aquí el análisis de 3 de las bebidas/leches vegetales más consumidas, de diferentes marcas de supermercado, este artículo no está patrocinado por ninguna de ellas, simplemente he cogido la tabla nutricional y lista de ingredientes de cada una, las que aparecen en sus envases para hacer el análisis. Verás que algunas son mejores que otras, siempre digo que la mejor opción es hacerlas en casa. También hay mejores marcas en tiendas ecológicas, herbolarios… pero suelen ser algo más caras, e igualmente tendremos que mirar sus tablas, «no es oro todo lo que reluce». Espero que os sirva 😉  Sigue leyendo

Leche de avena, propiedades

Nutrientes sin azúcar añadido 100 ml: 57 calorías, grasas 1,8 g [gasas saturadas 0,1 g, grasas insaturadas 1,2 g], hidratos de carbono 9 g, fibra 1 g, azúcares 2 g, proteínas 1 g, colesterol 0 mg, sodio 1 mg, potasio 180 mg, calcio 25 mg, magnesio 65 mg, fósforo 32 mg

Origen

En Asia Central la avena se consideraba una mala hierba, una hierba inferior frente al trigo o la cebada, utilizándose principalmente para alimentar al ganado. En diversas excavaciones se han encontrado resto procedentes de la Edad de Bronce [1.500 – 500 a. C.], también se ha concluido que era el cereal de los esclavos del Antiguo Egipto. Será con la llegada del Imperio Romano cuando comience el consumo humano de forma habitual. Sigue leyendo

La polémica con las ‘leches’ vegetales

Seguro que habéis notado en las últimas semanas que en todas partes, en muchísimos medios de comunicación, aparecen reportajes, noticias, análisis… sobre los beneficios de la leche de vaca o atacando a las bebidas vegetales [a mí me gusta llamarlas ‘leches’ por mucho que no salgan de la ubre de ningún animal], con argumentos, desde mi punto de vista, muy poco consistentes, que ahora analizaré. Sigue leyendo

Las leches vegetales más saludables

Hay muchas razones para dejar la leche de vaca. Más allá del veganismo, el 40% de la población occidental es intolerante a la lactosa, aunque una gran parte no esté diagnosticada. Este porcentaje sufre diferentes problemas cuando consumen lácteos, desde gases, diarreas y estreñimiento hasta cólicos.

Además, hay que tener en cuenta que la leche de vaca produce una digestión muy pesada debido a su caseína y que a no somos capaces de absorber algunas hormonas destinadas a los terneros. Por otra parte, también hay que tener en cuenta el sistema de producción de la leche, en el que se le dan un gran número de antibióticos y estos terminan en nuestro organismo, haciendo aún más difícil la digestión. Sigue leyendo