Las mejores/peores marcas de bebidas vegetales [comparativa]

Os dejo aquí el análisis de 3 de las bebidas/leches vegetales más consumidas, de diferentes marcas de supermercado, este artículo no está patrocinado por ninguna de ellas, simplemente he cogido la tabla nutricional y lista de ingredientes de cada una, las que aparecen en sus envases para hacer el análisis. Verás que algunas son mejores que otras, siempre digo que la mejor opción es hacerlas en casa. También hay mejores marcas en tiendas ecológicas, herbolarios… pero suelen ser algo más caras, e igualmente tendremos que mirar sus tablas, «no es oro todo lo que reluce». Espero que os sirva 😉  Sigue leyendo

Las leches vegetales, una a una

Aunque las leches vegetales tienen una composición diferente a la leche de vaca en cuanto a nutrientes, son un buen sustitutivo a aquello de tomar un vaso de líquido blanco en el desayuno, a lo que tan acostumbrados estamos. Como norma general no deberíamos tomar más de medio vaso por ingesta, y no más de un vaso a lo largo del día, ten en cuenta que al final estas leches son batidos de legumbres [soja], cereales o frutos secos, con lo cual resultan algo pesadas, lo mejor para que sean algo más digestivas es cocerlas siempre y ponerles una pizca de sal. Además si tienes miedo, por todo lo que nos han vendido, y piensas que dejar la leche de vaca supondrá que tus niveles de calcio bajen [algo completamente falso si llevas una dieta rica en verduras y cereales integrales], tienes en el mercado muchísimas leches vegetales fortificadas con calcio para tu tranquilidad. Sigue leyendo

Las leches vegetales más saludables

Hay muchas razones para dejar la leche de vaca. Más allá del veganismo, el 40% de la población occidental es intolerante a la lactosa, aunque una gran parte no esté diagnosticada. Este porcentaje sufre diferentes problemas cuando consumen lácteos, desde gases, diarreas y estreñimiento hasta cólicos.

Además, hay que tener en cuenta que la leche de vaca produce una digestión muy pesada debido a su caseína y que a no somos capaces de absorber algunas hormonas destinadas a los terneros. Por otra parte, también hay que tener en cuenta el sistema de producción de la leche, en el que se le dan un gran número de antibióticos y estos terminan en nuestro organismo, haciendo aún más difícil la digestión. Sigue leyendo