Ictus: alimentos que colaboran en su prevención

El ictus, para entendernos para simplificar, es como un infarto al corazón, pero que se produce en el cerebro, uno o varios de los vasos sanguíneos que llevan sangre al cerebro se ven afectados. Puede ocurrir que uno de estos vasos, arterias, se rompa produciendo una hemorragia o bien se obstruya e impide que la sangre que corre por él llegue al cerebro. Los factores de riesgo pueden ser muchos y muy variados, algunos difíciles de modificar como la herencia genética, familiar, pero en otros sí tenemos un papel protagonista y podemos modificarlos, como la mala alimentación, la vida sedentaria, el exceso de sal en las comidas y de manera muy decisiva el estrés, el alcohol y el tabaco. Sigue leyendo