Desterremos el ‘hay que comer de todo’

Seguro que has escuchado en muchas ocasiones las frases ‘hay que comer de todo’, ‘se puede comer un poco de todo’, ‘no hay ningún alimento perjudicial, depende de la cantidad’, ‘una dieta que incluya de todo es lo mejor’… dichas incluso por profesionales de la salud. Y es que son eslóganes que desde los años 80 llevan usando las marcas, unas de manera más evidente, otras de manera más oculta, para conseguir colocar sus productos. Aquello de que puedes tomar refrescos ultraazucarados con moderación, por tomar un bollo al día en el desayuno no pasa nada, un menú de comida rápida el sábado por la tarde no hace mal, etc. etc.

Deberíamos matizar, está bien comer un poco de todo, pero de TODO LO SALUDABLE, no un poco de todo lo perjudicial, hemos escuchado incluso que de vez en cuando hay que tomar ‘comida basura’ para que nuestro organismo esté entrenado, esto no se sostiene por ningún lado, igual que decir que comer ‘muy’ saludable no es recomendable. La industria y su publicidad son muy peligrosas sobre todo porque nos hacen llegar sus mensajes como verdades desde la infancia y las asumimos como ciertas, ideas que no tienen ningún sentido. Sigue leyendo