Sirope de agave, características

Nutrientes 100 g: 310 calorías, grasas 0,5 g [gasas saturadas 0,2 g, grasas insaturadas 0,2 g], hidratos de carbono 76 g, fibra 0,9 g, azúcares 67,8 g, proteínas 0,1 g, colesterol 0 mg, sodio 4 mg, potasio 212 mg, calcio 102 mg, magnesio 21 mg

Origen

Aunque la planta del agave es originaria de México, se dio a conocer científicamente en 1753 en Europa, tomando su nombre de la mitología griega, y significando ‘admirable’, ‘noble’. En el s. XIX se expande por gran parte del continente. Se cree que su sirope se utiliza desde hace miles de años en Centroamérica, pero no llegaría su comercialización a nivel mundial hasta el s. XX.

Propiedades

El jugo del agave, directamente de la planta, tiene una buenísima cantidad de minerales, especialmente calcio y magnesio, fundamentales para nuestros huesos y previniendo la osteoporosis. Además, ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre y de colesterol, además de tener propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas. Una vez hecho sirope mantiene un índice glucémico mucho más bajo que el azúcar blanco, lo que no provoca repentinas hiperglucemias como este.

El gran contra es que la inmensísima mayoría del sirope de agave que encontramos en el mercado ha sido refinado, sometido a diferentes procesos, algunos de ellos químicos, dejando únicamente su propiedad endulzante y desposeyéndolo de la inmensa mayoría de sus minerales y beneficios. De las mejores alternativas para endulzar son la panela o el azúcar de coco.

BlogPieAlvaroVargas